Valores éticos inteligencia artificial

Valores tecnológicos

26 mar., 2018 | David Martínez | Inteligencia Artificial | 0 Comentarios

Mientras la industria automotriz intenta recuperarse del shock que ha supuesto el primer accidente mortal protagonizado por un coche sin conductor, la sociedad en general se hace preguntas como: ¿Puede un robot tomar decisiones en momentos críticos que, en principio, debe tomar un humano? ¿A quién salva la máquina en caso de accidente, a un peatón o al pasajero del coche?

El dilema ético de los coches autónomos, tan comentado en los últimos tiempos y en el foco de la actualidad informativa en estos días, es tan sólo un ejemplo de debate generalizado sobre el impacto de las nuevas tecnologías en nuestra sociedad.

 

Y es que la irrupción de la Inteligencia Artificial en nuestro entorno avanza de manera vertiginosa. Paulatinamente vamos conviviendo sin darnos apenas cuenta con robots, máquinas y sistemas automatizados que realizan actividades que antes sólo podían ser ejecutadas por personas. Y es precisamente en este punto donde se plantea un dilema: ¿Cuál tiene que ser el comportamiento ético de estos robots?

 

ética inteligencia artificial

 

El debate está sobre la mesa y es deber de todos permitir un avance responsable y respetuoso sujeto a una serie de principios éticos. Para ello, se hace necesaria la cooperación de entidades privadas y gobiernos que apuesten conjuntamente en pro del progreso, pero eliminando los potenciales riesgos inherentes al desarrollo de la IA.

En este sentido, la Unión Europea ya se ha pronunciado anunciando recientemente la creación de un grupo de expertos en inteligencia artificial para apoyar la implementación de la estrategia europea en este campo, aunar esfuerzos de las diferentes partes interesadas y proponer recomendaciones éticas para su desarrollo.

 

De esta manera se plantean una serie de principios entre los que cabe destacar la importancia de proteger a los seres humanos de los daños que puedan causar los robots; la protección de la libertad humana frente a los robots; evitar la disolución de vínculos sociales o respetar el rechazo de la atención por parte de un robot, entre otros muchos.

 

El impacto y las posibles consecuencias para la economía, el empleo y la sociedad en general que puede ocasionar dar de lado este tema es de gran magnitud, por lo que incorporar este debate en agendas de gobiernos y empresas es algo que hay que realizar con premura.

 

El avance y los progresos tecnológicos nos facilitan el alcance de un estado de bienestar, pero deben de ir de la mano de los valores de la ética y el bien común.


Sobre el Autor

David Martínez

David Martínez


Comentarios


Escribe un comentario